Fundacion Caja Navarra Gran Enciclpedia Navarra

CARNAVAL

Los tres días anteriores al miércoles de ceniza. Tiempo de disfraces y bromas que va desde el día de Reyes a la Cuaresma. Mascaradas celebradas durante ese tiempo. Las voces vascas con que es designado aluden a una época de grandes chanzas y bromas.
  • Carnaval de Arbizu

    Carnaval de Arbizu

  • Carnaval de Alsasua

    Carnaval de Alsasua

  • Carnaval de Alsasua. 1984

    Carnaval de Alsasua. 1984

Ver galería de imágenes completa (16 imgs)


Ver documentos gráficos asociados a la voz

Voces relacionadas

PAMPLONA
PAMPLONA. . Pese a su importancia, las fiestas de San Fermín no copan
REYES MAGOS
Las parejas debían bailar por la tarde del día 6.

Comienzo

Heredero de tradiciones, fiestas, ritos y mitos ancestrales, celebrados a lo largo del invierno, el espíritu del carnaval impregnó numerosas manifestaciones festivas de los primeros meses del año. El carnaval comenzaba en algunos lugares el mismo día de la Epifanía (Santesteban de Lerín); en otras se consideraba iniciado con las festividades de San Babil (24 de enero), San Antón (17 enero, "San Antón, carrastolendas son") o Santa Águeda (5 de febrero). Eminentemente carnavalescos fueron los tres jueves precedentes a la cuaresma. Se ha indicado que el carnaval estricto, el de los tres días inmediatamente anteriores a la cuaresma, no hubiera existido de no haber sido por la Iglesia. La sociedad cristiana opuso a los ayunos y penitencias de "Doña Cuaresma" los derroches de "Don Carnal", concentrando en esas jornadas una serie de festejos, mascaradas, bailes y bromas característicos. La fiesta culminó el martes.

Gizakunde o Izakunde

(Jueves de Compadres). Jueves de septuagésima, primero de los tres que preceden al miércoles de ceniza. Se caracterizó en la Navarra atlántica porque las chicas pedían un regalo a los muchachos, asiéndoles del cuello y preguntándoles: Zer agintzen duk? (¿Qué me prometes?). El aludido debía ofrecer un obsequio.

Voces relacionadas

CARNAVAL
CARNAVAL. Iñauteri. (Jueves de Compadres). Jueves de septuagésima,
GIZAKUNDE
GIZAKUNDE. . Primero de los tres jueves que preceden al miércoles de

Emakunde o Andrekunde

(Jueves de comadres o mujeres). El de sexagésima, segundo de los tres anteriores al miércoles de ceniza. En el área de celebración del gizakunde los papeles se invertían. Los jóvenes perseguían a las muchachas y cuando las alcanzaban formulaban la pregunta: Zer agintzen duk? La joven prometía dar una golosina, un baile por carnaval o algo similar. Unos y otros debían cumplir lo prometido.

Voces relacionadas

ANTZARA-JOKU
Juego del ansarón característico de los carnavales de Baztán.
JUEVES DE LARDERO
JUEVES DE LARDERO. . El de quincuagésima, inmediatamente anterior al

Orakunde u Orokunde

(Jueves de todos), más conocido como Jueves de Lardero* o Jueves Gordo. El de quincuagésima, inmediatamente anterior al miércoles de ceniza. Jornada de festejos mutuos entre muchachos y muchachas que solía terminar con danzas rituales y en la que algunos pueblos baztaneses celebraban el antzara-joku. La fiesta fue conocida en el valle de Yerri como andrekunde. Aquí y en buena parte de la región fue típico postular alimentos por niños y pastores de las ganaderías concejiles (duleros, boyateros, cabreros). Clásico de tierra Estella fue el dicho: "Jueves de lardero, chulas p'al dulero" (o cabrero). Los niños del valle de Aguilar llevaban durante la cuestación al "Judas*" a los lomos de un borrico y quemaban al muñeco en la plaza al final de la jornada.

Voces relacionadas

CARNAVAL
Los enmascarados ajustan a la cabeza un cestillo provisto de dos cuernos, fuertemente sujeto con cuerdas.
SAN ANTÓN
Los jóvenes de Urdiáin vestían de forma estrafalaria durante la tarde del 17 y realizaban una cuestación de nueces por las casas.

Disfraces

Rasgos esenciales del carnaval navarro fueron la participación popular de gentes disfrazadas, las bromas, cabalgatas, juegos, danzas y cuestaciones de alimentos. Las personas disfrazadas fueron designadas con multitud de calificativos, entre ellos "txatxoak", "txatxu", "mozhorro" (Montaña noroccidental), "maskak" (Valcarlos), "momotxorro" (Alsasua), "momoxarro", "mantajuna" (Urdiáin), "mutxitxarco" (Espinal), "muchurrico" (Añorbe), "txitxila" (Obanos, Artajona), "caratula", "caratulero", "zamarrero" (Navarra media), "cachis, cacherulos" (Tierra Estella), "zarramantas, morrotes, mozorrotes, morrocotáus" (Estella y comarca), "máscaras, mascarutas" (Ribera de Estella), "borreguillos y borregazos" (Lerín, los del domingo y martes, respectivamente), "zaputero, ziputero, zipotero" (Tudela y comarca). El contenido semántico de la mayor parte de esos nombres alude despectivamente a los disfraces, generalmente andrajosos (sacos, arpilleras, ropas viejas, sombreros ajados). Tal circunstancia se debe a que el carnaval callejero tuvo como protagonistas a las clases populares, mientras las "élites" sociales se automarginaban o lo celebraban con bailes en casinos o círculos más reducidos y selectos.
En el medio rural, los enmascarados intentaban ocultar su personalidad echando mano de los elementos que tenían a mano, singularmente trapos y ropas inservibles, con las que cubrían el rostro, si no tenían caretas o "carátulas" compradas o confeccionadas en casa. En general predominaban las vestimentas estrafalarias; no faltaba el "travesti" sexual (hombre disfrazado de mujer o viceversa), social (criado vestido de ricachón) o animal (disfraces de toros, osos, zorros). Hubo tendencia general a cambiar la voz para evitar la identificación. Solían armarse con palos, sardes o escobas, y perseguían a mayores y niños, quienes disfrutaban provocándoles con frases convencionales. Otros llevaban paja o ceniza en capazos y bolsas y la arrojaban a puñados sobre los espectadores desprevenidos.
Los "ciputeros" de Tudela llevaban colgando del hombro derecho una funda blanca de almohada que, atada por sus dos extremos, quedaba debajo del brazo izquierdo y en la que llevaban golosinas. Empuñaban con la diestra un garrote de cuyo extremo pendía una bota llena de aire. Durante su marcha arrojaban confituras por el suelo y los balcones, golpeando con las botas a quienes se inclinaban a recogerlos. En otras poblaciones merindanas, los ciputeros portaban una suela de alpargata en lugar de bota, y pegaban con ella en los charcos de la calle, salpicando a las gentes y a ellos mismos. De ahí que la palabra "cipotero" equivaliera a "sucio".

Voces relacionadas

CARNAVAL
CARNAVAL. Iñauteri. Es el más conocido de Navarra, sobre todo desde
SOCIEDAD DE ESTUDIOS VASCOS
SOCIEDAD DE ESTUDIOS VASCOS. Eusko-Ikaskuntza. Nació del I Congreso

Comparsas

En medios urbanos y en las villas meridionales solían organizarse comparsas más o menos ingeniosas, representando una boda y su cortejo, evocando un suceso local o provincial, ridiculizando a personales políticos o realizando las parodias más diversas. Es conocida que realizó el martes de carnaval de 1601 en Pamplona un clérigo disfrazado de cardenal, cuyos sirvientes repartían entre el público cédulas escritas con textos socarrones y pícaros.

Páginas: 1 2